5 errores que he cometido hablando en público (parte 2)

¿Ayudas a compartir?

Hola Soy Curro Trujillo, formador en habilidades de comunicación y hoy te traigo la segunda parte de la serie “errores que he cometido hablando en público”.

En el primer vídeo, te contaba 5. Y hoy te cuento 5 errores más. Y la lista sigue…

Ya sabes, si te parece interesante y útil te agradezco que lo compartas y por supuesto que me dejes tu opinión y me cuentes los tuyos!

 

 

ERROR 1: TENER UN NIVEL DE ENERGÍA BAJO

Una vez empiezas a hablar e incluso antes, tu nivel de energía debe ser el mayor de toda la sala. Da lo mismo si hablas para 5 que para 50. Tienes que tener un nivel alto y adecuado.

¿Por qué? Si tienes un buen nivel de energía vas a transmitir con muchas más fuerza y seguridad. Y algo importante, desde el principio.

Ojo, no te digo que seas una bomba atómica descontrolada, sino que adoptes el nivel de energía que necesitas.

A mí me funciona justo antes de empezar, dar unos saltos, pegar puñetazos al aire y hacer ejercicios faciales.

Con esto logro activarme físicamente.

Según el sitio en el que estés puedes hacerlo con el público o hacerlo tú solo en privado.

Pero incluso sabiendo esto ha habido momentos en los que, como estaba confiado, no lo hice. Y al no conectar mi cuerpo con toda esa energía me ha costado arrancar y conectar con el público.

Así que ya sabes, actívate antes de empezar para que sea más fácil transmitir con seguridad. Es un simple detalle que puede marcar la diferencia.

ERROR 2: IMITAR OTROS ESTILOS

Una de las cosas que pasan cuando hablas en público es que estás estás en el punto de mira. Y como tenemos muchas ganas de hacer las cosas bien nos fijamos en los mejores para aprender de ellos.

Pero una cosa es aprender y otra es copiarles.

El problema viene cuando simplemente nos dedicamos a copiar el estilo de comunicación de otra persona.

Entonces lo único que vamos a lograr es ser la copia de esa persona (barata por cierto). Y al final todos se dan cuenta.

Yo he visto vídeos de Toni Robbins que son la bomba y más de una vez he querido comunicar como él. Lo que pasa es que hay un pequeño problemilla…. que yo no soy Toni Robbins. Soy Curro.

Y más de una vez me he llevado algún feedback muy desagradable para mi pobre ego por querer parecerme a quien no soy.

En unos días grabaré un vídeo más profundo sobre este tema. Pero de momento quédate con esto: No imites a otros. Valora lo que puedes incorporar de esa persona y ensámblalo con tu propio estilo.

ERROR 3: MIRAR HACIA ABAJO

Este error es un error de manual y es muy frecuente. Pero es que además es super peligroso.

Se dice que en la vida nunca hay que mirar atrás…. yo te digo que nunca mires abajo!!!

Te cuento porqué. Pero mírame a los ojos.

Cuando haces esto y agachas la mirada durante tu discurso pasan al menos 2 cosas: Una es que dejas de mirar a la gente y se desconectan.

Y otra es que cuando bajas la mirada y la cabeza, tu propio cuerpo favorece la charla interna. La vocecita esa que está en nuestra cabeza vamos.

Y yo esta charla interna la he vivido de 2 maneras: Una diciéndome cosas como “la estoy cagando, vaya ridículo, hay uno que está mirando el móvil, se están aburriendo, no sé para qué vengo, tenía que haber hablado de otra cosa etc…”.

La otra es meterme en modo “yo he venido a hablar de mi libro” y en lugar de hablar hacia la gente, hablo con el suelo como si fuera el oyente. Así que de repente estoy ahí hablando con mi amigo el suelo y conmigo mismo.

Por supuesto, el público ya está dormido.

Y si no me crees te invito a que hagas la prueba cuando caminas por la calle.

Seguro que te ha pasado. Vas andando y empiezas a mirar al suelo, más pronto que tarde estarás hablando solo.

Pero si levantas la mirada, subes el mentón y sacas pecho, verás la diferencia que hay en tu cabeza. Sentirás que estás mucho más concentrado.

Así que ya sabes, haz la prueba y cuando tengas la tentación de mirar abajo (que la tendrás) , acuérdate de mí y llénate mira al frente. Porque además te va a ayudar en para el punto uno: elevar tu nivel de energía.

ERROR 4: LEER TODO EL SLIDE

Si lees de manera literal la diapositiva ya sea de espaldas o mirando el ordenador, automáticamente estarás siendo un coñazo. Es un error muy habitual ese de leerlo todo.

Esto suele pasar cuando le has metido mucha información a la dispositiva, lo cual es otro error.

El caso es que si te dedicas a leer lo que pone en la pantalla empezarás a ser un tostón. Porque al mismo tiempo que escuchan tu voz van a estar leyendo lo que se está proyectando.

Me pasaba con algunos profesores en la Universidad. Sus clases consistían en llegar, poner el powerpoint petado de contenido y leer.

Y yo lo que pensaba era….”para leer un ppt para eso me lo leo en casa”. Así que dejaba de atender y ya hasta dejaba de ir a esa clase.

Lo curioso es que después yo mismo he cometido ese error.

Así que ya sabes, no llenes de contenido el ppt y no leas todo lo que pone porque puedes reventar toda tu presentación.

ERROR 5: PONER EL FOCO EN MÍ

Este error que he cometido millones de veces, es uno de los errores más típicos que hay. Y es uno de los pecados capitales a la hora de hablar en público. Aprender de él es vital porque marca una diferencia brutal.

Te cuento porqué.
Lo habitual cuando tienes una presentación, curso o conferencia, es tener miedo. Incluso aunque tengas todo preparado.

Pero ese miedo que tienes de fallar es porque estás más centrado en ti que en las personas que vas a ayudar con tu exposición.

Sé que estar en el punto de mira de todos no es lo más cómodo, pero tu punto de mira es el público y no tú.

A mí me ha pasado eso, y todavía me pasa. Y justo antes del momento crítico, lo que recuerdo es que estoy ahí para ellos.

En lugar de poner el foco en mí, lo pongo en que estoy ayudándoles. Y automáticamente toda esa presión que me impongo se reduce a cero.

Porque sin presión es mucho más fácil conectar con las personas.

Así que haz la prueba. Verás que cuando la mente te lleve al punto negativo, a la ansiedad o a la crítica, si pones el foco en ayudar al público en vez de a ti, tu energía va a cambiar.


¿Ayudas a compartir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *